Blog

Porphyromonas Gingivalis

Porphyromonas gingivalis podría consolidarse como uno de los mayores factores de riesgo de alzhéimer según la Universidad de Illinois en Chicago (UIC). Los investigadores sugerirían, por tanto, que la enfermedad periodontal puede ser un iniciador de la enfermedad de Alzheimer.

¿Podría estar parte de la solución en conseguir el equilibrio en nuestra cavidad bucal a través de tratamientos de ortodoncia como Invisalign?

A largo plazo, Porphyromonas gingivalis puede causar inflamación y degeneración de las neuronas cerebrales en ratones. Esto es similar a los efectos de la enfermedad de Alzheimer en seres humanos. Keiko Watanabe, DDS y profesor de periodoncia en la Facultad de Odontología de la UIC, es el autor de este estudio.

“Otros estudios han demostrado una relación estrecha entre la periodontitis y el deterioro cognitivo. Pero este es el primer estudio que muestra que la exposición a la bacteria periodontal da lugar a la formación de placas seniles que aceleran el desarrollo de la neuropatología encontrada en pacientes con Alzheimer” afirma.

“Esto fue una gran sorpresa”, dijo Watanabe. “No esperábamos que el patógeno periodontal tuviera tanta influencia en el cerebro”. Se utilizaron 10 ratones de tipo salvaje con periodontitis crónica. Otros 10 ratones sirvieron como grupo de control. Tras 22 semanas de aplicaciones orales repetidas de dicha bacteria, los investigadores estudiaron el tejido cerebral de los ratones analizando y comparando con su salud cerebral.

Los ratones expuestos crónicamente a la bacteria tenían cantidades significativamente más altas de beta amiloide acumulada. La misma placa senil que se encuentra en el tejido cerebral de los pacientes de alzhéimer.

“Nuestros datos no solo demuestran el movimiento de las bacterias de la boca al cerebro, sino también que la infección crónica produce efectos neuronales similares a los del Alzheimer”, dijo Watanabe.

“La higiene oral es un importante factor predictivo de la enfermedad, incluidas las enfermedades que ocurren fuera de la boca”, aseguró el investigador. “Las personas pueden hacer mucho más por su salud personal tomando en serio la salud bucal “.